100 veces SEC

100 veces SEC

ACTUALIDAD   /   06-08-2019   /  A+ | a-
El Sindicato Empleados de Comercio de Capital Federal cumple un siglo de vida. Pioneros en la defensa de los derechos de los trabajadores, y con antecedentes que datan desde el 1800, el gremio se erige como el más grande del país, ya no sólo por la cantidad de afiliados, sino también a nivel histórico. 

Año 1881. En la Argentina la ley 1.130, sancionada un 5 de noviembre, decreta que nuestra divisa pasará a conocerse como “Peso Moneda Nacional”. El tratado firmado con Chile sentencia los límites preciso de una frontera común. Y allí, envueltos en un país con casi 70 años de vida, encontramos el primer ápice de nuestra historia: la creación de la Sociedad de Dependientes de Comercio de la Capital Federal, hecho consumado apenas 36 meses después  de la primera huelga organizada que se conoce en la historia del movimiento sindical argentino: la de los tipógrafos; y la consumación del primer sindicato obrero moderno: la Sociedad Tipográfica Bonaerense. 

Estas dos instituciones sembraron la semilla que germinaría hasta dar con las entidades gremiales que conocemos hoy día. Si los tipógrafos salieron a las calles, los empleados de comercio también. La lucha de derechos se cimentó para el cierre de los locales los fines de semana y conseguir, de esta forma, el ansiado “descanso dominical”. Más de 5.000 trabajadores se dieron cita, marcando a fuego los sustentos de la organización del sector. 

Entrados al nuevo milenio los trabajadores organizados encontraron sustentos para creer y dar forma a su lugar. Para 1903, entre el 15 y 16 de agosto, se constituyó la Federación de Dependientes de Comercio de la República Argentina, respuesta a la diversificación de centros creados a lo largo y ancho de nuestro territorio, y que dio encuadre político y salarial, con la asistencia de 27 delegaciones de base. 

Pasada la revolución radical de 1905, y el impulso para la creación de la UGT aprobada por el Congreso, con la implementación de la jornada laboral de ocho horas, la creación de la caja de pensiones y responsabilidad patronal por accidentes de trabajo, llegamos a un punto de inflexión que cambiaría la vida de los empleados mercantiles, y del movimiento obrero a nivel general. 

Es entonces cuando el 24 de agosto de 1919, en las cercanías del cumplimento del siglo de vida de la República Argentina, se constituye la Federación de Empleados de Comercio de Capital Federal, embrión de nuestro actual sindicato, con cuna en la calle Moreno al 2000, y pronta mudanza al edificio en Avenida Rivadavia al 1445.

La rama mercantil no paraba de crecer y, década tras década, daba muestras de su compromiso social, político y económico para con sus beneficiarios. Ejemplo de ello fue cuando el 24 de Marzo de 1932, se crea la Confederación General de Empleados de Comercio de la República Argentina, ungiendo a Borlenghi como su Secretario General, y la consecuente presentación de un proyecto para instalar unas cuantas reformas dentro del código laboral vigente. 

La indemnización al empleado por el despido sin justa causa iba a la cabeza. El visto bueno de la “Cámara de Diputados” -aunque un tanto de reojo- no tardó en llegar, mientras que los senadores se negaron rotundamente. Una movilización de 20.000 personas -sin precedentes para la época- instala el debate nuevamente en 1933, con aprobación de ambas cámaras el día 26 de septiembre, fecha que conocemos como el “Día del Empleado de Comercio”. 

Los años fueron pasando y las conquistas de los empleados de comercio iban aumentando marcando un camino a seguir para trabajadores de otras ramas. Después de la implementación del “sábado inglés”, la lucha por la ley 11.837 sobre la regulación del trabajo de mujeres y niños y la protección de la maternidad (1934), la creación de la Caja de Asignaciones Familiares para Empleados de Comercio (1957), la implementación del “Salario mínimo, vital y móvil” instrumentada por el Dr. Illia en el ‘64, y la conformación de la “Ley de accidentes de trabajo” (1970) llegamos a otro importante eslabón dentro de la cadena cronológica que nos conduce a tiempos contemporáneos: el logro de uno de los Convenios Colectivos de Trabajo más importantes del territorio. El nuestro, el tuyo, el de todos: el 130/75, ese que nos identifica y que nos engloba dentro del marco gremial. 

Como si fuese poco, y por si le faltaba un condimento a nuestro entrañable paso del tiempo, debemos destacar la fecha del 25 de agosto de 1989. Con la nueva ley de Asociaciones Sindicales -No. 23.551- la “Confederación General de Empleados de Comercio de la República Argentina” se transforma en la “Federación Argentina de Empleados de Comercio y Servicios”, y la vieja “Federación de Empleados de Comercio de la Capital Federal” pasará a llamarse como nos conocemos hoy en día: el “Sindicato de Empleados de Comercio de la Capital Federal”, su más numeroso gremio de base. 

Por supuesto, en el recuento de la historia no podemos olvidar la creación de OSECAC -Obra Social de Empleados de Comercio y Actividades Civiles- en 1972, que hoy con casi 2.000.000 de beneficiarios/as brinda calidad médica solidaria de primer nivel desde La Quiaca a Tierra del Fuego, y que con la llegada de Armando Cavalieri tomó impulso hasta contar hoy en día con con 7 policonsultorios ubicados en Capital Federal, además de IOFA, ODAR y nuestro querido Sanatorio de Alta Complejidad Sagrado Corazón, donde hace casi dos meses volvimos a marcar un hito en la historia al ser la primera Obra Social Sindical en realizar un trasplante de corazón en un edificio propio. Pero las obras y las inversiones siguen avanzando y es así que próximamente inauguraremos el Sagrado Corazón Medical Center, en pleno Corrientes y 9 de Julio, dando un paso más en la innovación tecnológica, con un piso dedicado especialmente a la mujer.

Un nuevo milenio, un nuevo apartado, la misma historia. De comenzar de prestado en la calle Rivadavia al 1400- pasamos a poseer nuestro edificio propio con Sede Central en Moreno 625 y 6 dependencias más distribuidas en toda la zona metropolitana, al alcance de todos; además de Parque Norte, el Club Recreativo Ezeiza y Tierra Santa que serán por siempre los bastiones del entretenimiento y escapes de toda la familia; y que se suman a los grandes beneficios que hoy son parte del patrimonio real de todos los empleados de comercio, como “Vuelta al Cole”, óptica, ortodoncia, la colonia de invierno y verano, pañales para recién nacidos hasta los 2 años de edad, Ateneo de la Juventud, cursos de capacitación, entre otros.

¡Cien veces gracias por ser parte de la familia mercantil!
 
Fuente histórica: “LA SINDICALIZACIÓN EN EL SECTOR COMERCIO EN ARGENTINA” por  RUBÉN CORTINA, Abogado especializado en relaciones laborales; Secretario de Asuntos Internacionales de la Federación Argentina de Empleados de Comercio y Servicios (FAECYS); Presidente de UNI Global; Director de Gabinete del Secretariado de la Organización Regional Interamericana de Trabajadores (ORIT-CIOSL); Director Adjunto del Instituto del Mundo del Trabajo (IMT); docente en la Universidad Nacional de Buenos Aires (UBA) y en la Universidad Nacional de Tres de Febrero (UNTREF).- 
Top
Seguinos en nuestras redes sociales
© 2017 TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS